Cortamos el plátano maduro en pequeñas porciones, en una sartén derretimos la mantequilla y doramos ligeramente los plátanos. Aplicamos el agua, la panela y unas astillas de canela. Dejamos hervir a fuego lento revolviendo hasta que el melado y el plátano estén en su punto. Para servir este delicioso plato, puedes agregar queso rayado y listo.